El bolívar soberano es un cero a la izquierda

por | 19 / Ago / 2018 | Economía

Recientemente las autoridades venezolanas han anunciado[1] que se eliminarán cinco ceros de la moneda nacional, bautizándola así como el “bolívar soberano”. Esto forma parte de un nuevo marco monetario que pretende, junto con otras medidas como la entrada de un nuevo cono monetario y el anclaje del bolívar al Petro (la criptomoneda impulsada por el gobierno venezolano), aliviar las presiones inflacionarias tan enormes que sufre nuestro país.

Podemos afirmar con una certeza casi absoluta que esta política no tendrá ningún efecto per se en la disminución de la inflación, ya que mientras que el gobierno siga aumentando la masa monetaria de manera desmedida será imposible detener la inflación. Y si el gobierno venezolano ha dejado algo claro, es que no está dispuesto a detener la emisión de moneda.

Según datos de la Asamblea Nacional Venezolana durante el pasado mes de Junio la inflación mensual alcanzó el 128,4% y la inflación anualizada se ubicó en 46.305%, incluso el Fondo Monetario Internacional ha llegado a pronosticar[2] una inflación anualizada de 1.000.000% al cierre del 2018.

Venezuela se encuentra atravesando una de las peores crisis inflacionarias en la historia económica, y solo podrá superarla con un cambio radical de política económica que pase necesariamente por poner un alto a la excesiva emisión monetaria y que permita generar confianza en la moneda.

Por esto es que un simple cambio en la denominación de los billetes no tendrá efecto alguno sobre la inflación, mientras que el gobierno persista en su irresponsable política monetaria y no implemente medidas para reducir el gasto fiscal simplemente no se atacará el origen del fenómeno inflacionario.

En una situación en donde la inflación estuviera debidamente contenida, podría discutirse de forma sensata las ventajas prácticas de la eliminación de ceros en la moneda[3]. Podría mencionarse a modo de ejemplo el caso de Turquía, país que después de experimentar un proceso inflacionario que duró más de dos décadas decidió eliminar seis ceros de su moneda (la Lira) obteniendo unos resultados relativamente favorables.

Sin embargo el caso venezolano se parece cada vez más a la experiencia de Zimbabwe, el primer y único país aparte de Venezuela en experimentar hiperinflación durante lo que va de siglo XXI. En el año 2006 el Banco Central de Zimbabwe eliminó tres ceros a su moneda en un intento por controlar la hiperinflación, pero al ser una medida meramente cosmética que no solucionaba la desastrosa política monetaria de ese país esta medida fue inútil. Tan solo dos años después de la eliminación de los ceros se calcula[4] que la inflación anualizada en este país alcanzó la estrepitosa cifra de 89,7 quintillones por ciento.

Pero existe un ángulo que no suele ser visto en esta situación, y es que al eliminar ceros a la moneda el gobierno estaría confiscando una parte importante de los fondos de los venezolanos.

Esta última afirmación quizás se entienda mejor con el siguiente ejemplo: Si usted posee Bs. 1.099.999 en su cuenta bancaria, tras la eliminación de cinco ceros a la moneda usted tendría un saldo de Bs. 10,99 y de esta forma habrá perdido por lo menos unos Bs. 999 de su patrimonio. Si pensamos en cifras a gran escala vemos que a nivel agregado se estaría eliminando una parte importante del patrimonio de los venezolanos.

En el corto plazo se podría esperar que la eliminación de ceros a la moneda permita que la denominación de los bienes en bolívares pueda hacerse a ser en unas sumas mucho más manejables, al menos temporalmente nos ahorraríamos la molestia de tener que hacer cálculos en cantidades monetarias ridículamente altas.

De no existir un cambio radical en la política monetaria es solo cuestión de tiempo hasta la escalada de precios termine añadiendo nuevos ceros a la moneda. Han pasado solo 10 años desde la última reconversión monetaria que eliminó tres ceros del bolívar, es imposible para el lector no preguntarse cuánto tiempo de vida tendrá el así llamado “bolívar soberano”.

Nota del autor[5]: El hecho de que supuestamente esta reconversión monetaria vaya acompañada de un anclaje del bolívar con respecto al Petro no es catalogable como una política monetaria seria, ya que este intento de criptomoneda estatal es considerado mayoritariamente en el ecosistema de criptoactivos como un esquema turbio y una estafa que ni siquiera posee contrato inteligente.

Referencias:

[1] http://www.bcv.org.ve/notas-de-prensa/desde-el-1deg-de-agosto-los-precios-deben-expresarse-en-bolivares-y-bolivares

[2] https://blogs.imf.org/2018/07/23/outlook-for-the-americas-a-tougher-recovery/

[3] Véase “Dropping Zeros, Gaining Credibility? Currency Redenomination in Developing Nation” Layna Mosley, University of North Carolina (2010).

[4] Hanke, Steve H. (17 de noviembre de 2008). «New Hyperinflation Index (HHIZ) Puts Zimbabwe Inflation at 89.7 sextillion percent»Cato Institute (en inglés).

[5] https://www.criptonoticias.com/adopcion/ancla-economia-venezolana-sabe-petro/

[et_social_share icon_style="flip" icon_shape="rounded" icons_location="left" col_number="auto" outer_color="dark" network_names="true"]

Recibe nuestras actualizaciones, artículos, eventos y toda clase de información directamente en tu correo electrónico.

¡Solo falta que confirmes tu correo electrónico! Ya debes tener un correo nuestro en tu bandeja de entrada.